domingo, enero 18, 2015

La bruja y el navegante


Nos saludamos en un bar al que había entrado luego de desembarcar, después de estar horas navegando. Me presente rápidamente con la bella dama sentada a mi lado, ella hizo lo mismo con una sonrisa en sus labios. Comenzamos a hablar amenamente, hasta que el tema que menos me agradaba en el mundo llegó de sus labios... mucho menos con los hechos recientes...


- Soy una bruja - Me dijo con plena seriedad, y yo estaba seguro de que no bromeaba. No era una de esas brujas de las que se habla jocosamente, era una bruja de verdad.


0 comentarios:

Publicar un comentario